viernes, 15 de febrero de 2008

De los besos.

Los besos, del latín basĭum, voz de origen celta. Un beso es la acción y efecto de besar. Besar viene del latín basiāre, y es tocar u oprimir con un movimiento de labios, a impulso del amor o del deseo o en señal de amistad o reverencia.

Según el diccionario, tenemos besos de Judas, que son aquellos besos u otras manifestaciones de afecto que encubren traición. Esta el beso de paz, que se da en muestra de cariño y amistad. Tenemos también el beso volado, que es aquél que se da a la distancia con el gesto de los labios y un ademán de la mano. Según la RAE también existe la posibilidad de comerse a besos a alguien, que consiste en besar a alguien con repetición y vehemencia.

Una vez aclarado el tema de esta semana, pido las disculpas del caso no solo por el atraso, pero también por el tema seleccionado. ¿Acaso no nos han bombardeado ya lo suficiente con esto de San Valentín? Pues no. Siempre queda espacio para algo más. Además, no lo ligaré directamente con esta fecha, antes bien, me dedicaré como siempre a deambular por los extraños pasillos de mi mente, donde las cosas no son siempre lo que parecen ser y además hay cosas que no suelen estar en los pasillos mentales de ustedes. Es un problema de imaginación, que no de ocio, pues no tengo otra manera de explicarlo.

Aquellos que me conocen, saben que tiendo a utilizar la palabra “detalle” muy a menudo. Eso es un detallazo, aquello es un detallito, esto es un buen detalle, en fin, una palabra muy usada y aplicada a diferentes áreas. De esto se iba a tratar originalmente el tema de la semana, pero ¿es que acaso los besos no son un detallazo? Este tema se lo debo a Gabo, que en una de esas conversaciones que solemos sostener me sugirió lo siguiente: …de los besos... los que importan, los que no, los ricos, los más ricos... los de vida, los de muerte... los de los abuelos... los de los amigos…

Empezaremos pues, describiendo los que nos sugiere…

De los que importan y de los que no. ¡Qué difícil que no importe un beso! Pero bien, los hay. Hay besos que damos en la mejilla a desconocidos que probablemente no volveremos a ver. Hay besos que damos para no combatir la soledad de la manera apropiada. Hay besos que damos para ocultar un disgusto, o bien, para evitar decir algo que generará uno. Hay besos que simplemente los hemos dado porque teníamos ganas de besar. No nos interesa la continuidad en el tiempo de esos besos, era el besar por besar.

Tal y como algunos no nos importan, a otros les damos mucha importancia. ¿Qué tal ese beso de la mujer que hemos tratado de conquistar y finalmente accede al contacto labial, preludio de lo que esperamos sean muchas cosas mas? Y que de los besos que sin esperar recibirlos, nos honran con su presencia. Esos besos que lo dejan a uno boquiabierto, talvez perplejo, acaso deseando otro.

¡De los ricos y de los más ricos! ¡Esos son de los que simplemente no nos queremos deshacer, o que más bien nos deshacen! Son aquellos que nos dejan esa sensación de eterna humedad al contacto. Del roce más puro pero a la vez el más mundano. Esos besos con deseo y con carácter. Esos besos que nos dejan queriendo aún más. Esos besos en que la humedad de la lengua es precedida por el aire de nuestra respiración. Esos besos que intentan apagar el deseo de aquello que les precede.

Los de la vida y los de la muerte. ¿Por qué me tienen que dar una palmada en la nalga cuando nazco y no un beso de recibimiento? Ese sería un buen beso de “vida”. Otro beso de vida es el que se da primero en una cita, desencadena en un noviazgo, desenlaza en un matrimonio y posteriormente culmina en el milagro de la paternidad. ¿No es ese un beso de vida? Generó una vida después de todo. Los hay que nos sacan de un estado catatónico para llevarnos de vuelta a la vida. Los de la muerte… esos son muy particulares… no puedo evitar recordar el famoso beso de la muerte de la mafia, pero también están esos que le damos a quienes están a punto de morir o los que recibimos de ellos.

Sucede un fenómeno muy particular, la presencia de múltiples características en un mismo beso. Y eso lo traigo a colación a raíz de los besos de la muerte. Tenemos los besos de la despedida. Ese beso que es el cierre o el adiós definitivo. Ese beso no solo es el beso de la despedida, es el beso de la muerte, al menos de una muerte temporal, si es que existe tal cosa, y a la vez es un beso que nos importa. Tenemos así, que las características de los besos no son excluyentes entre sí, antes bien, pueden ser complementarias.

De los abuelos, pero no solo de ellos, sino de las madres, o de esa familia allegada y querida que lo hace a uno sentirse bien. Bien podría hablarse del de los hijos para con sus padres, o bien, de los que me da mi bello sobrinito cuando me dice “te amo tío”. Yo en lo personal hablaría de los besos familiares, pero bien, la referencia de Gabriel me hace recordar los que me daba mi abuelo antes de morir.

Los de los amigos. Acá ya llegamos a un terreno difícil de describir. Tenemos esos besos dados y recibidos por y para amistades por motivos de “amistad” pura y simple, y tenemos aquellos que son buscando algo más. Estoy seguro que todos hemos pasado por eso. Conociendo al Gabo, asumo que cuando me lo mencionó se refería a los de amistad pura y simple, pero… ¿será acaso que en estos diez años de conocerlo nunca me he dado cuenta de que también él ha sido participe de los segundos? (No hay afán de sacar trapos sucios, pero en realidad no pude resistir el poner ese comentario y esperar la nota haciendo uso del “derecho de respuesta” líneas mas abajo).

Sigamos.

Existen besos muy famosos, como el de la bella fotografía de Doisneau, o bien el hermoso beso de Klimt. También tenemos la definición simplista de Louis Armstrong en su canción “As Time Goes By”: “A kiss is just a kiss”, ¿qué más se puede decir al respecto?

Pues Joaquinito nos responde: Tenemos el milagro de los besos robados; los besos con sal; los besos que te los dan y resucitan a un muerto; o los que te dan las chicas malas que salen más caros cuando los regalan y huelen a fracaso… Están los besos que perdí, por no saber decir: “te necesito”… En fin, el genio de Úbeda nos da esos aportes, podría buscar más, pero ya es suficiente. Basta de él.

Tenemos los besitos de Hershey, o bien “i bacci Perugina”. Un beso que no me termina de gustar es ese que llaman esquimal, actividad que, para mi gusto personal, es mal llamada beso, pero que no atiende a lo que buscamos describir acá.

Podríamos hablar de los estadounidenses y su “K.I.S.S. technique”, que viene a ser el “Keep It Simple Stupid”, pero bueno, solo ellos desvirtúan y minimalizan algo tan lindo, significativo e importante como un beso en algo como lo recién mencionado.

Luego de eso tenemos esos que besan el suelo, no solo cuando se llega a algún lugar, sino que se deja decir que besa el suelo por donde fulano o sutano camina. Esas son personas que no tienen mejores cosas que besar, o más bien, que quieren besar algo peor por falta de amor propio. Esos son los besa culos.

Podríamos hablar de los besos en la mano, de los besos en el cuello, o bien de los besos al aire, pero en realidad ya todos estamos familiarizados con ellos.

Hablemos pues, de unos besos que a mí me llaman la atención y que son producto de la televisión:
El beso sin gracia: es el beso donde “besador y besada” solamente tocan la boca del uno y de la otra. No hay movimiento. Solamente se tocan los labios. Es el beso de las películas viejas donde “él” se limitaba a tomar fuertemente de los hombros a “ella”, como si fuera un objeto inanimado, y se la acerca para la unión labial “sin gracia”.

El beso de morsa: quien haya visto “50 first dates” y no lo haya visto esta muy mal. Es el beso de “piquito” que se da y ambos, el besador y la besada mueven la cabeza para lugares opuestos. Ese beso es además sonoro, pues quienes participan del mismo tienen que hacer el sonido del “mmmmmmmmmua” al finalizar el mismo.

Besos, besotes, besitos. Importantes o no. Insípidos y sin gracia o bien, ricos o mas ricos. Oportunos o inoportunos. Prologados o cortos. A escondidas o en público. A kiss is just a kiss… ¿no?

Solo por ser el tema de hoy, me despido de ustedes no con un abrazo, pero de un abrazo acompañado de un beso.

11 comentarios:

El Absurdo dijo...

Me parece que has cubierto casi todo lo que se puede decir de los besos, por lo que no dejas mucho a nosotros para comentar jejeje buchon!

Esta muy bueno el tema, y de mi parte muy personalmete digo que a veces un beso puede ser algo más íntimo que el sexo.

Lo que no me quedó muy claro es si al fin "besar" venía del celta o del latín... explicate maestro...

Anónimo dijo...

Te falto comentar sobre el frances... el cual es una forma apasionada de besar.
Se ha demostrado cientificamente que besar a la pareja trae beneficios a la salud:)

Gabo dijo...

Rubencito,
Gracias por dar cumplimiento a lo conversado!.
Recuerdo muy bien los últimos besos de mi abuela, y honestamente con ella expiró toda una variedad de los mismos.
Recuerdo también el primer beso en la nuca que dí durante una presentación del Tartufo...
Recuerdo... Recuerdo muchas clases de besos... hasta los tuyos en las partes rosadas ;)
Hay unos como balas dice uno de mis cantautores favoritos... Qué delicia morir, cuanodo ya creía uno que era incapaz de hacerlo... Pobres Vampiros los que no encuentran su bala de plata!
Salud y un beso, mi querido amigo!

TicoMacniatic dijo...

El susodicho Prince lo puso muy claro en su canción beso...

U don't have 2 be beautiful
2 turn me on
I just need your body baby
From dusk till dawn
U don't need experience
2 turn me out
U just leave it all up 2 me
I'm gonna show u what it's all about

U don't have 2 be rich
2 be my girl
U don't have 2 be cool
2 rule my world
Ain't no particular sign I'm more compatible with
I just want your extra time and your

Kiss

U got to not talk dirty, baby
If u wanna impress me
U can't be 2 flirty, mama
I know how 2 undress me (Yeah)
I want 2 be your fantasy
Maybe u could be mine
U just leave it all up to me
We could have a good time

U don't have 2 be rich
2 be my girl
U don't have 2 be cool
2 rule my world
Ain't no particular sign I'm more compatible with
I just want your extra time and your

Kiss

Yes
I think I wanna dance
Gotta, Gotta
Little girl Wendy's parade
Gotta, gotta, gotta

Women not girls rule my world
I said they rule my world
Act your age, mama (Not your shoe size)
Not your shoe size
Maybe we could do the twirl
U don't have 2 watch Dynasty
2 have an attitude
U just leave it all up 2 me
My love will be your food
Yeah

U don't have 2 be rich
2 be my girl
U don't have 2 be cool
2 rule my world
Ain't no particular sign I'm more compatible with
I just want your extra time and your

Kiss

Anónimo dijo...

Lindo hablar de los besos... de lo que me producen, de lo que dicen de mi, del porque me gusta besar, o simplemente porque es lindo ponerse a pensar en aquellos besos que nunca olvidaremos por una u otra razón.

De los ricos y los mas ricos... te faltaron unos particulares besos, llenos de sensaciones, emociones... Inesperados, aveces no tan ricos, aveces no oportunos...
Un beso robado... ese que sin que se espere puede llegar a ser un beso profundo, y terminar en un hermoso suspiro...
O bien puede terminar en un desaire, porque al fin y al cabo estás robando algo, o te están robando algo!
Por eso de los besos siempre habrá algo que decir...

Ali dijo...

Hay pocas cosas tan mágicas como un beso!! Que cosa mas maravillosa!!! Los inesperados y sin embargo taaaaaan esperados son de mis favoritos! Que rico besar, excelente tema... Dice Sol que Holaaaaaaaaaa :) Un beso (pa' que no le falte)

Anónimo dijo...

Los besos...Hermoso tema...¡Cuántas cosas podemos decir de ellos!...y cuántas nos quedan dentro, porque no podemos expresarlo con palabras o simplemente un besazo nos deja sin ellas...

Anónimo dijo...

y los besos robados?
esos que terminan en lagunas mentales despues de una noche de excesos
que hasta pueden terminar con una amistad
deberian dar carcel a los ladrones de besos

Pri dijo...

Besos de besos, aquellos que esperaste recibir durante mucho tiempo, y dentro de esos un beso en la frente, el más tierno, ese extrañamente hasta que lo recibí (de quién menos pensé que quería ese tipo de beso) fue el que me compró, el que el día de hoy recuerdo. Gracias Rubencito por hacerme recordar, excelente post, y de los besos con Gabo, me reservo el comentario jajajajajaja
Un beso

Mondra dijo...

Y los primeros besos? Quien no se acuerda de la angustia al saber que uno iba a besar a aquella que uno siempre le gusto? El tratar de saber si las "tecnicas" estan bien usadas, o si uno se la va a pelar y va a quedar como el mas "pollo"... o mas bien queda uno como los grandes. Los primeros besos lujuriosos, te faltaron esos!

Anónimo dijo...

Alguien me besa detrás de las puertas, inicia en una afectuosa despedida de amigos, es algo exporádico pero siempre que lo hace me siento como la quinciañera que experimenta avergonzada su primer beso , nunca hay palabras ni antes ni depués, no hacen falta, se que lo volverá a repetir y eso me encanta...............