lunes, 28 de enero de 2008

Del robar.

Robar viene del latín vulgar “raubare”, y este del germánico “raubon”: saquear, arrebatar. El robar es pues, quitar o tomar para sí con violencia o con fuerza lo ajeno. Tomar para sí lo ajeno. Atraer con eficacia y como violentamente el afecto o ánimo. Robar el corazón, el alma. (Todo esto nos lo dice la Real Academia Española).

Alguien que roba es un “robador”. ¿Robador? No me gusta mucho. Utilicemos mejor la palabra “ladrón”. Ladrón es quien hurta o roba. La palabra “ladrón” es más interesante que “robador”. Se puede “ladronear”; los ladrones tienen “ladroneras”, de manera tal que Alí Baba & Co. no irían actualmente a una “cueva”, irían a su “ladronera” (después claro, de haber “vendido” todo en La Cueva…). Continúo: Algo relativo a los ladrones es “ladronesco” y también tenemos a los “ladronzuelos”, que son “rateros” o “granujas”.

El mismo Jesús murió con un “ladrón” a cada lado. No eran robadores, eran ladrones. También ese “insolente sol, como un ladrón entró, por la ventana” nos dice Sabina. De manera que ni hablar. Seguiremos refiriéndonos a los ladrones.

Esta semana me sucedieron un par de cosas que por separado no tienen nada de especial, nada “fuera de lo extraordinario”. Unidas en mi mundo bizarro, por acaso un afán semiótico incipiente y malogrado; o algunas veces, por una rara e inexplicable manía de tratar de unir los puntos que me preceden, desencadenan en lo que escribo y lo que ustedes en este momento leen.

Primero: Miré una película en compañía de un gran amigo. La película esta basada en un libro que aún no leo, “El conde de Montecristo”. En una escena de la película, uno de los personajes se le presenta al futuro “conde” como un “ladrón”. Así, sin más. “Soy ladrón”. No hay un dejo de arrepentimiento. No hay rastros de congoja, de pena, de vergüenza. No. Detrás de la afirmación existe un cierto orgullo. “Soy ladrón”. No hay disimulo. “Soy ladrón”.

Segundo: Experimenté miradas y sonrisas cómplices, furtivas talvez, de personas del género opuesto.

Ahora bien, ¿cómo se pueden unir ambas cosas?

Pues bien, todo se trata de robar. Robar, pROBAR, y compROBAR.

Me encanta sentirme como un ladrón. Un ladrón que roba no dinero, sino miradas, sonrisas, besos. Un ladrón que no roba para repartir a los necesitados, sino un ladrón que roba para sí mismo. Para satisfacer sus necesidades y sus deseos. Un ladrón con un dejo de culpabilidad, pero que no tendría reparo en presentarse como “un ladrón”. Ese soy yo, un renovado “ladrón”. Su seguro servidor.

No soy un Raskólnikov, ni tampoco un Casanova. Soy solamente una persona común y corriente con facilidad para robar. Para robar una sonrisa, para robar la paz y la tranquilidad, para robar un beso. Como dice Sabina:
Puedo ponerme cursi y decir
que tus labios me saben igual que los labios
que beso en mis sueños

O tal vez ese viento
que te arranca del aburrimiento
y te deja abrazada a una duda,
en mitad de la calle y desnuda.


¿El ladrón del aburrimiento y de la rutina? El ladrón de suspiros. El ladrón de fragancia, que aprovecha cualquier descuido para robar un poco de aroma y recordar en la soledad. ¿Acaso no les robo hasta su tiempo en este preciso momento?

Me llama la atención en la definición que da la RAE a la palabra “robar”. Especialmente el final: …Robar el corazón, el alma.

Esto podría calificar como la tercer cosa que me mueve a escribir estas líneas. Culpable Señor Juez, buscaba su corazón y su alma, no lo pude resistir. Pero no lo logré. No hubo “apoderamiento del bien”. ¿Es tentativa? ¿Me reducen la condena?

Vuelve Sabina:
Y si quieres también
puedo ser tu abogado y tu juez,
tu miedo y tu fe
tu noche y tu día.

¿Podré acaso ser juez y parte? ¿Ser su juez y su parte?

Regreso a “La vida es sueño” de Pedro Calderón de la Barca:
Yo sueño que estoy aquí
destas prisiones cargado,
y soñé que en otro estado
más lisonjero me vi.

¿Será acaso que la pena que descuento es por ser un ladrón de besos, de sonrisas y por tentativa de robo de corazón? Esperemos el estado más lisonjero a ver que tal nos va.

A continuación comparto con un ustedes algo de Borges, tomado de su “Libro de sueños”

“Chuang Tzu soñó que era una mariposa y no sabía al despertar si era un hombre que había soñado ser una mariposa o una mariposa que ahora soñaba ser un hombre.”
Herbert Allen Giles, Chuang Tzu (1889)

“- Ahora está soñando. ¿Con quién sueña? ¿Lo sabes?
-Nadie lo sabe.
-Sueña contigo. Y si dejara de soñar, ¿qué sería de ti?
-No lo sé.
-Desparecerías. Eres una figura de un sueño. Si se despertara ese rey te apagarías como una vela.”
Lewis Carroll, A través del espejo (1871)

¿Seré acaso un hombre común y corriente que sueña con ser un ladrón, o bien un ladrón que sueña con no serlo? ¿Seré acaso un soñador, o bien un objeto soñado? ¿Dependo de alguien para existir, o bien, soy, solamente soy? ¿Es esto una horrible pesadilla, o bien, el sueño más hermoso?

Robar, pROBAR, y compROBAR. Robe, pruebe y compruebe. ¿Empirismo? ¿Epicureísmo? Basta. ¿Para qué racionalizar o teorizar sobre el asunto? Robemos, probemos, comprobemos. El estado de ánimo se lo agradecerá. Probar es bueno, y comprobar que se hace lo correcto es aún mejor.

Este es un día de alegría, de regocijo, de calma, de paz. Es un día que marca un antes y un después. Es un día largo, es un día vivido, es un día disfrutado.

Es un día que se lo dedico “al milagro de los besos robados, que en el diccionario de mis pecados guardaron su pétalo azul.”

6 comentarios:

Gabo dijo...

Me quedé dando vueltas entre "¿Será acaso que la pena que descuento es por ser un ladrón de besos, de sonrisas y por tentativa de robo de corazón? Esperemos el estado más lisonjero a ver que tal nos va." y las citas de Sabina.... buenísimo. Salud!

TicoMacniatic dijo...

Ladrón que roba a ladrón merece que lo apalen y talvez le peguen un par de tiros en cada rodilla.
No me venga con el Conde de Montecristo, de Alejandro el Jumas. UN Hijo de mil padres me daño el llavin del carro, ¿estaría comprobando si luego de haberlo intentado en otra oportunidad esta podría abrir mi carro sin que la alarma suene?
Debieran pegarle un tiro a todos esos, incluídos expresidentes de la republica por haber robado mientras estaban en la presidencia, y luego de haber salido segun ellos con una maquinaria para seguir haciendose ricos.
No me venga con rubare, por que ni rubor les sale cuando uno los pesca.
Esto esta peor que el correo que mandaste de Yolanda Cruz Molina, basura pública, mala costarricense, un una potencial ladrona comunistoide recalcitrante. BASURA! Eso son todos ellos BASURA! Familia incluída.

El Absurdo dijo...

MIAU!!! jajajajjaa que miedo con estos ladrones.

Me gustan el ladrón de orquídeas y la ladrona de Diego Verdaguer.Sinéad O'Connor dijo que "You made me the thief of your heart".

Los ladrones de tumbas, le quitan a los muertos para darle a los vivos.

Y qué decir de Robin Hood, uno de mis ladrones favoritos, le robaba a los ricos para repartir entre los pobres.

Y su contrario moderno, los ladrones de cuello blanco, que roban a los pobres para darle a los ricos... lo malo es que esos si son de verdad, que injusticia!!!

Pri dijo...

Robemos, probemos, comprobemos!!!
La Máxima del Día definitivamente, genial Rubencito!

Azur dijo...

Me han robado, he presenciado un robo, me han contado de un robo, he escuchado de muchos, he avisado de un robo, he sido victima varias veces de uno y también he robado.

Fui victima, para ser mas precisos ayer, solamente que esta vez ha sido un desfalco diferente, a corazón armado o desarmado?? No lo se, conozco el ladrón lo puedo identificar fácilmente, solamente con sus ojos desnudos sabré si es él , no venia armado mas que con besos, no me robo mas que mi aliento y mi aroma, un único testigo de tal acto Amighetti.... Un caballero fue, tal cual buscaba su Dulcinea.

Me siento culpable a la vez, que me declaren culpable también, no puse resistencia. Que no me devuelva nada , que se quede con todo, pero que vuelva. Que robe mas suspiros, besos, miradas, EL ALMA cerca de robarse el corazón. Es un ladrón… un BANDIDO.

Mondra dijo...

dijo ruben... "¿Seré acaso un hombre común y corriente que sueña con ser un ladrón, o bien un ladrón que sueña con no serlo? ¿Seré acaso un soñador, o bien un objeto soñado? ¿Dependo de alguien para existir, o bien, soy, solamente soy? ¿Es esto una horrible pesadilla, o bien, el sueño más hermoso?"...

Blue pill, red pill, blue pill, red pill...

Estoy de acuerdo con ticomacniatic, merecen que los apaleen...