miércoles, 21 de noviembre de 2007

Del llegar y otras cosas...

Hace días no visito a mi amigo el procesador de texto, quizá porque no he querido, o quizás porque no he podido, pero en fin, esto no se trata de llegar primero, si no de saber llegar...

Y es que esto de "llegar" a veces es tan importante, y en otras es tan difícil. Se llega al trabajo; se llega a la casa; se llega a la fiesta; fulanito le "llega" a fulanita, o bien, fulanita le "llega" a fulanito; llegamos los dos, ¡y al mismo tiempo! Que detallazo cuando se llega de esa manera.

En fin, pasamos todo el tiempo tratando de llegar a algún lugar, de llegarle a algo, o de llegarle a alguien. Llegar, venir... venir ver y vencer... Veni, vidi, vici... ¡Latín! Nada como nuestra lengua madre y un poco de cultura general. Julio César ya lo dijo en el 47 antes de Cristo ¡y vaya manera de decirlo! No es cuestión de decirlo simplemente, ¡es cuestión de saber decirlo también!

Llegar da una sensación de inicio, "llegué a tal lugar", me da la sensación de que persigo un fin especifico y que por eso trasladé mi corporeidad de un lugar a otro. "Llegó fulanito", me da la sensación de que esperaba a este mentado fulano para que hiciera algo. Y a propósito de fulano, ¿quien demonios es Fulano? Hasta hoy que escribo estas líneas me pregunto por él y lo busco en el diccionario. Fulano: del árabe hispánico "fulán", este del árabe clásico "fulān", y este quizá del egipcio "pw rn", o sea, este hombre. Usada para aludir a alguien cuyo nombre se ignora o no se quiere expresar. Benditos árabes y sus maravillosos aportes, que van desde exóticas comidas, pasando por bellos aportes lingüísticos, hasta las más novedosas maneras de derribar construcciones (lamento mucho la pérdida de vidas inocentes, pero al Cesar lo que es del Cesar, ¡¡¡¡que logística la de estos muchachos!!!!)

Y ahora que hablo del fulano, se me viene a la cabeza otra palabra que siempre decimos pero que y talvez nunca hemos siquiera escrito, o pensado su significado, se trata de la famosa tarabilla... de nuevo el magnifico RAE me dice: Derivada del árabe hispánico ṭaráb, y este del árabe clásico ṭarab, música. ¿Cuantas veces no han pensado cuando un FULANO que viene LLEGANDO y habla mucho es una legítima TARABILLA?

Ahora, después de ver de donde viene la palabra tarabilla, ¿no se trasportan mágicamente a la Alhambra y se imaginan a estos árabes ocupando España cantando algo total y absolutamente ajeno para los españolitos de la época? ¿Y no se imaginan al famoso Manolo (para no usar mas a Fulano) llegando de prisa a hablarles a ustedes agitado, sudoroso, acongojado, hablando rapidísimo, gesticulando y no entenderle nada? ¿Acaso a veces no somos ese español frente al árabe? ¿Acaso no somos a veces ese Manolo? ¿Seremos todos fulanos tratando de llegar a algún lado para ser percibidos quizá como tarabillas?

Esa sensación de "inicio" que tiene el "llegar" no es tal. Pues esto LLEGÓ a su fin, porque sí, hasta el fin LLEGA.

3 comentarios:

Gabo dijo...

He de confesar que me siento Fulano muy a menudo... y que estaba pensando en un post sobre irse y venirse... a veces llegamos todos a ninguna parte tarabilleando al mismo tiempo!. Salud por eso!.

Pri dijo...

Lo primero GRACIAS!!! a causa de mi rápido hablar siempre han dicho tarabilla jajajajaja, lo segundo es que hay sensaciones de llegar que no tienen precio, llegar a la casa luego de un largo día de brete, llegar a comer, y porsu y evidentemente el saber llegar es una maravilla

rusbin dijo...

Gabito, de Fulano a Tipejo no hay mucha diferencia, y nuestra buena amiga Pri asi nos clasifica...

Pri, si es cierto... vos sos toda una tarabilla, tarabilla reloaded!