viernes, 21 de diciembre de 2007

Del hambre.

Hambre viene del latín vulgar famen. Se dice que es la gana y necesidad de comer. También puede ser una escasez de alimentos básicos, que causa carestía y miseria generalizada. Pienso en distintos tipos de hambre, el RAE me ayuda.

Hambre calagurritana... es un hambre muy violenta.
Hambre canina... es una gana de comer extraordinaria y excesiva.
Hambre de tres semanas... es cuando alguien, por puro melindre, muestra repugnancia a ciertos alimentos, o no quiere comer a sus horas, por estar ya satisfecho.
Hambre estudiantina... es un buen apetito y gana de comer a cualquier hora.
Andar alguien muerto de hambre... es pasar la vida con suma estrechez y miseria.
Apagar el hambre... es matar el hambre.
Hambre y valentía... usada para indicar al arrogante y vano que quiere disimular su pobreza.
Juntarse el hambre con la gana, o las ganas, de comer... usada para indicar que coinciden las faltas, necesidades o aficiones de dos personas.
Más listo que el hambre... para ponderar la agudeza, ingenio y expedición de alguien.
Matar de hambre... dar poco de comer, extenuar.
Matar el hambre... saciarla.
Matarse alguien de hambre... tratarse mal por penitencia o por sobrada cicatería.
Morir, o morirse, de hambre... es tener o padecer mucha penuria.
Perecer, o rabiar, de hambre... morir de hambre.
Sitiar a alguien por hambre... es el valerse de la ocasión de que esté en necesidad o apuro, para reducirlo a lo que se desea.

Todas esas hambres nos las dice el diccionario. Hambre, ¡ay el hambre! Hambre de poder por ejemplo. ¿Qué pasa cuando alguien tiene hambre de poder y hace lo que sea para saciarla? Ahí viene la indigestión. Una buena indigestio es lo que merece todo aquél que no considera a los demás en beneficio propio y en perjuicio de aquellos.

Para aquellos que no están de acuerdo con algo, ¿qué les queda? ¡Hacer una huelga de hambre! Y yo me pregunto: ¿A quien carajo le interesa que unos fulanos no coman? Cada quien es juez de su propio perjuicio. Si la única forma para llamar la atención que se vino a la cabeza es no comiendo, hay problemas mas grandes. Si no comen, pues que no coman, no me interesa.

Hambre de aprender. Súper provechosa. Estar sediento de conocimientos. Saciar el hambre intelectual y "devorar" libros. ¡Qué buena esa hambre!

Hambruna... escasez generalizada de alimentos. Ya lo dice García Márquez, el día en que la mierda tenga algún valor los pobres nacerán sin culo. ¡Ni mierda qué comer!

De Wikipedia sale esto: Fisiológicamente el hambre está producido por los estímulos que ejercen ciertas sustancias sobre nuestro cerebro. Así por ejemplo la hipoglucemia, estimula al hipotálamo lateral y produce estímulos vagales que nos obliga a comer, mientras que los ácidos grasos, la colecistoquinina y la serotonina estimulan al hipotálamo ventromedial y nos producen la sensación contraria del hambre: la saciedad.

El hambre puede causar dolor en el estómago o punzadas de hambre. Este dolor, que dura entre dos y tres minutos, es causado por una alteración en los movimientos peristálticos gástricos, los que ayudan al tránsito de los alimentos por el aparato digestivo. Aparecen entonces unas contracciones intensas y rítmicas (contracciones del hambre) que causan la sensación de dolor.

¿Será a caso que si reducimos la hipoglucemia y reducimos los ácidos grasos, la colecistoquinina y la serotonina eliminamos el hambre del mundo? ¡Qué doloroso suena eso de punzadas de hambre! El hambre punzan dicen los que no tienen que comer.

Pero también tenemos el apetito. Del latín appetitus. El apetito es un impulso instintivo que lleva a satisfacer deseos o necesidades. Son ganas de comer, o bien, un deseo sexual o una cosa que excita el deseo de algo. ¡El apetito sexual! Eso me lleva a la mejor de todas las hambres... Una vez saciado el apetito sexual, viene el hambre, el hambre que denomino "hambre post - coital" ®.

Tenemos apetito sexual, lo saciamos, y luego viene ese deseo de alimentarse, de satisfacer esa otra gran necesidad que todos sentimos.

¡Qué hambre!

1 comentario:

erik dijo...

Después de leer esto se me abrió el apetito de una forma sobrenatural, y con lo muerto de hambre que soy: se juntaron el hambre con las ganas de comer ;o) tan rico que es comersh!