jueves, 13 de diciembre de 2007

Ayer, hoy y mañana.

El cinco de diciembre del dos mil siete cumplí treinta años... Abandoné los "tes" para llegar a los "tas". Adiós veinTES, hola treinTAS, cuarenTAS; cincuenTAS... De aquí en adelante, cuando mencione la palabra "ayer" me referiré a las tres decadas que anteceden este momento. Ayer, del latín heri, "yesterday" en inglés o bien "ieri" en italiano. Tan poco sonoro el inglés... ¡tan lindas las lenguas latinas! Ayer es el día que precedió inmediatamente al de hoy, y en su momento al "hoy" que fue ese cinco que "hoy" es un "ayer". Como dice Sabina: "...pero ya no era ayer, sino mañana."

El mañana: En el día que seguirá inmediatamente al de hoy. Viene del latín vulgar maneāna. De ese mañana hablaremos después.

Para los que se lo preguntan, pues no, no me convertí en sapo, no me salieron mas arrugas, no me salieron mas canas (nótese que si acepto la presencia de las últimas dos, mas hago la salvedad de que no salieron mas). Si tengo plena conciencia de que me hago mas interesante, mientras usted, fémina que lee esto solo envejece, una mera cuestión de género. (Ja! No arrugue la cara, ¡en unos años se va a arrepentir!)

Ese ayer de casi once mil "ayeres" lo veo con amor, con cariño, a veces con nostalgia, pero sobre todo como una gran lección. Lecciones académicas, familiares, sentimentales, etílicas, laborales, lecciones aprendidas, y lecciones que aun tengo por aprender.

Ayer lo disfruté montones, ayer ya pasó. Ayer queda como una marca indeleble que me marcó en muchas cosas, ayer me enseñó a esperar ese mañana. Un mañana al lado de mis seres queridos. Un mañana al lado de mis viejos recuerdos. Un mañana incierto, un mañana que será la consecuencia lógica (espero) de mi hoy y de mi ayer.

¡Hasta mañana!

4 comentarios:

ériki dijo...

Pues bienvenido al club amigo. Este año yo cumplí 30 también. No se cual es la explicación pero siempre quise tener 30 años, siempre quise ser mayor. Tal vez porque mi tata tenia la mañana de decirme "cuando seas grande" cada vez que le pedía algo, tal vez por todas las veces que me excluyeron de alguna conversación por ser demasiado pequeño. Concuerdo con vos que con los años y la experiencia uno se hace más interesante y definitivamente no añoro los tiempos en que era joven, ingenuo, y tenia que depender de los demas. Lo de ser niño tampoco lo añoro porque lo sigo siendo y eso es lo que mantiene joven a la gente a pesar de la edad.

Ale dijo...

Exc actitud, hay personas k se ahogan en un mar de menopausia psicológica.
Los 30´s se proyectan bien para estos tiempos y es cierto:
encuentro mas interesante los entrados en 28´s
y también arrugué la cara!
No jodaz!
feliz cumpleaños!

Isabel Huerta dijo...

No sé ni cómo llegué acá, pero quedé fascinada con tu blog. Tienes alguna dirección de correo???

Isabel García-Hernández dijo...

No sé ni cómo llegué acá, pero quedé fascinada con tu blog. Tienes alguna dirección de correo???