miércoles, 9 de enero de 2008

De las lágrimas.

Hace algunos días discutía con un amigo (de manera virtual) el asunto de las lágrimas. En realidad no fue una "discusión" per se, antes bien fue un rápido intercambio de impresiones. Decía mi amigo: "...quién se atreve a cuestionar la materialidad de una lágrima?"

En ese momento lo que respondí fue: "Yo no me atrevo a cuestionar la materialidad de una lágrima, pero si cuestiono usualmente el motivo detrás de la misma.". Dije lo mismo con la promesa de abordar el tema mas a fondo, y en este momento honro aquella por este medio.

Lágrima, viene del latín lacrima. Yo en lo personal me lo esperaba con una "e" al final, i.e., "lacrimae". Se ves mas latinizado ¿no? Que tal "lacrimun"? ¡O en griego... "lacrimostos"! Bueno, dejando el origen de la palabra a un lado, el diccionario nos dice que una lágrima es "cada una de las gotas que segrega la glándula lagrimal". ¡Qué manera mas singracia de minimizar lo que una lágrima es y todo lo que puede llegar a representar!

Luego de eso la materializan aun más y dicen que puede ser un objeto en forma de gota, especialmente cada uno de los adornos de cristal que penden de ciertas lámparas.

Hay lágrimas de lágrimas... veamos algunos ejemplos:
De Batavia o de Holanda: NUNCA las había escuchado, y sinceramente, puedo vivir sin ellas. De Holanda me quedo con Van Gogh y con sus hermosos tulipanes, que si bien es cierto no son originarios de ahí, ellos los lanzaron al estrellato.

Las de cocodrilo: Las que vierte alguien aparentando un dolor que no siente. Pobres cocodrilos, ¿será que ellos no pueden llorar?. De estas lágrimas he visto muchas, no me gustan, no las disfruto (sí, algunas lágrimas se disfrutan).

Las de personajes famosos: de David, de Job, de Moisés, de San Pedro... ¡las de San Pedro! Prefiero sus llaves a sus lágrimas. Me imagino con sus llaves negándole la entrada a quien quiera ingresar en ese club privado de gente formal, como diría Sabina. "Nos reservamos el derecho de admisión". ¡No heaven for you! diría el "Soup Nazi" de Seinfeld.

Alguien se puede deshacer en lágrimas, así como también deshacerse en disculpas. Asumo que si el deshacerse de la segunda forma no resultó, pues bien, siempre queda la opción uno, y llorará copiosa y amargamente (¡Llorarás! ¡Llorarás! ¡Llorarás! ¡Llorarás! diría Oscar de León, el Diablo de la Salsa jajajajajaja).

Dependiendo de lo que se sienta en algún momento dado o de lo que se sienta con respecto a alguien, se puede "llorar alguien a lágrima viva", o bien, "llorar lágrimas de sangre".

Podemos ser "paños de lágrimas" o bien, buscarlos. Después de todo en este gran valle de lágrimas, ¿quien no ha derramado una?

Tenemos las lágrimas negras de Bebo Valdés & Diego "El Cigala", o las lágrimas Sabineras: "tu risa es una lágrima equivocada", las de "plástico azul", tenemos fulanos que no tienen la "lágrima fácil" o la "lágrima en el fondo del río de los desesperados". También nos dice que "moja una lágrima antiguas fotos". Pero después de todo, "el sol es una lágrima en un ojo que no sabe llorar".

En fin, lágrimas van, y vienen; las padecemos, las sufrimos, las disfrutamos. Algunas nos definen, otras nos estorban. Lágrimas más, lágrimas menos seguimos siendo quienes somos, en esta coordenada espacio temporal "nos sabemos", y por tener conciencia de quienes somos, puede que no nos importe el llorar.

Cierro con la parte final de "La Hilandera", escrito por Andrés Eloy Blanco:
...
Y ella le quitó la venda
y la Hilandera lloraba
y se estuvieron mirando
por el cristal de las lágrimas
y el amor, entre sus ojos,
hilaba...

¡Salgamos, busquemos, hilemos y disfrutemos!

6 comentarios:

TicoMacniatic dijo...

Creo que disfruto más las lágrimas cuando está riendo casi que sin control. Últimamente he soltado lágrimas en silencio de dolor por la pérdida de mi perros; espero que alguien suelte al menos una lágrima a mi partida, y que el resto sea lo que sea.

Gabo dijo...

Magistral, como siempre!. Pareciera eso sí que más que cuestionar elmotivo de la laágrima, abrazas sus múltiples causales y manifestaciones!. Salud!

Rach dijo...

Además están las lágrimas artificiales... esas que te recomienda el doctor cuando pasás 8, 9 o 10 horas en frente de una computadora, echando a perder lentamente el privilegio de la vista...

Andrea dijo...

Y sin mucho que decir ni explicar por que creo que todos hemos disfrutado de estas lagrimas...que tal las orgasmicas! Como dicen por ahi...son UN DETALLAZO! =)

Pri dijo...

Te falto uno que dice mi abuelita, a lágrima tendida ;-)

Erik el Absurdo dijo...

A mi me parece que, sin caer en la lloriqueadez, las lágrimas son buenas, son nobles, llorar en muchas ocasiones es una catarsis sanadora. Al contrario de muchas personas a las que les han inculcado que llorar es malo y nos hace viejitos y feos, mi madre siempre nos dijo que cuando tuvieramos ganas de llorar pues que lloraramos... sabia mujer, tenía razón. No lloro por cualquier cosa, pero cuando he tenido que hacerlo lo hago sin represiones de ningun tipo, hay momentos en que el cuerpo y la mente te lo piden, y no escucharlos es absurdo.