domingo, 24 de julio de 2011

Esdrújulas.

Al pensar en ella se me sale una lágrima,
Quiero que se dé toda, pero lo que ella da es una dádiva,
Cuando me dice que sí me oscurece el ánima,
Siempre me planta y eso me genera una “dúvida”.

Hablo con ella y la llamo Fátima,
Cuando me responde la veo como una Úrsula,
Me engaña como si fuera una Ágata,
Creo que me la comería al igual que a la rúgula.

Ella es ácida, pálida, híbrida y escuálida,
Es la décima, la plácida, la flácida, la esdrújula,
Histriónica, armónica, sinfónica, crisálida,
Bucólica, hegemónica, daltónica, el norte en mi brújula.

Mi Antígona personal ahorcándose,
Mi mujer hegemónica,
Mi típica mujer alejándose,
Mi típica conclusión histórica.

El precio a pagar por el dolor es módico,
Después de todo no estamos en Mónaco,
Pareciera que todo en ella es orgánico,
Yo estaré bien ¡Qué no cunda el pánico!

1 comentario:

Antonia Cs dijo...

Jajajajjaajaja me gustó mucho el juego que haces con las palabras...
Te felicito!